FOALS – HOLY FIRE (CRÍTICA)

Llegó. Al fin.

25356_large

Holy Fire, una de las vueltas más esperadas de este 2013 (y tercer larga duración de los británicos tras Antidotes y Total Life Forever), confirma su evolución.

En él quedan todavía pinceladas de ese math rock con el que cautivaron en sus inicios. Unos inicios cargados de canciones enérgicas, llenas de vitalidad, que invitaban a la locura, a dejarse llevar y bailar de la manera más dinámica.

Y es que Antidotes fue una auténtica revolución.

Pocas bandas pueden presumir de “explotar” con su primer trabajo. Ellos lo hicieron con un disco redondo y lleno de hits bailables con los que se colaron en las salas de todo el Mundo.

Foals llegaban para quedarse.

Sin embargo y a pesar del éxito cosechado, Total Life Forever supuso un cambio de rumbo. Los de Oxford se tornaron más íntimos y experimentaron con nuevas secuencias rítmicas. La voz de Yannis pasó a ser protagonista absoluta y, junto con la creación madurada de ambientes, fue uno de los puntos más destacados.

Algo había cambiado.

Iniciaban el camino hacia la búsqueda de la perfección. Un sonido que no perdía el toque Foals pero que aunaba muchos más.

Su madurez.

Y en ese contexto llegaba el tercero, Holy Fire.

El “Fuego Sagrado”, un milagro que acontece año tras año en Jerusalén, en el Santo Sepulcro. Cada día de Pascua (para el calendario de la Iglesia Ortodoxa) ocurre el mismo milagro; la aparición de una luz sagrada que se ilumina por gracia divina.

Y es que ese fuego del que hablamos puede interpretarse como el encuentro de la banda con su identidad, como una llama que ha surgido para no apagarse. Y es que éste, su tercer disco, es la consagración de Foals como una banda de referencia destinada a marcar una época (sé que muchos discreparéis en este punto) y a ser referencia absoluta por medio de la unión de ambientes musicales.

Porque eso es Holy Fire. 

Los británicos se han alejado de las etiquetas buscando una identidad propia, una alquimia musical llena de emoción e intensidad, de estados de ánimo contrapuestos, de momentos enérgicos combinados con otros absolutamente reflexivos, lentos. Colores, texturas y ritmos diferentes, unos oscuros y otros luminosos.

Prelude (primer corte) deja claro todo lo anterior y marca las directrices del LP. Un tema (casi) instrumental que abre camino, nos muestra qué vamos a encontrar y se convierte en una de las mejores canciones del álbum.

Tras ella, Inhaler, single oficial de Holy Fire. En él se intercalan momentos enérgicos y desgarrados, con otros más intimos (como también dejaba entrever Prelude). Funky, groove, heavy… todo acompañado de la infinidad de juegos y registros vocales de Yannis. Enganchó desde su salida y nos soprendió, por supuesto. Nunca habían sonado tan fuerte, tan cercanos al heavy.

Tras él, todo el mundo hablaba de Foals y se hacía una pregunta… ¿Dónde quedaba aquel indie-dance-math rock de Antidotes?

Y es que Total Life Forever lo anunciaba y Holy Fire lo ha confirmado. Un sonido propio, alejado de “escenas”, suyo.

Un sonido Foals.

My Number fue el segundo single. Muy pegadiza, quizás la más pop. Algunas críticas la señalan como el “futuro sonido disco”. Súper catchy, sin duda, pero tengo que reconocer que no me apasiona. Igual que tampoco lo hace Bad Habit (aunque su segunda parte y final sean tremendos con math rock, toques de épica, e incluso pinceladas “calipso” muy atractivas).

Take the pain away!

Con Everytime pasa algo curioso. Su comienzo me recuerda a canciones de radiofórmula.

Sí. Lo hace.

Y tampoco me emociona. Sin embargo, creo que gana con cada escucha. Es una oda al enamoramiento (Everytime I see you I wanna sail away, everytime I see you wanna celebrate) que no tiene pinta de engrosar el setlist de sus conciertos (al menos en formato festival) ni de quedar para el recuerdo.

Y llega Late Night y entonces, Holy Fire se torna absolutamente maravilloso. Un tema repleto de intensidad, emoción, pausa, épica y lirismo. Un Spanish Sahara más groove, más rítmico. Una bomba musical completada por el solo a la guitarrra de Yannis.

Ya no hay vuelta atrás. Ya no sobra nada.

Out Of The Woods arranca desde el africanismo y se convierte en una de las canciones (sonoramente) más luminosas del disco. No está entre las mejores pero es muy absorbente. La más tropical de todas. Y también de las más intimas. Yannis se luce pero habla de sus problemas personales, inquietudes y de cómo escapar de ellos.

Milk & Black Spiders continúa con el camino marcado en el disco. Es una ascensión continuada. Una manera de dejar que una canción te transporte desde un bucle intimista hasta una absoluta explosión sonora. A partir del 1:13, crece, crece y crece… Los dos últimos minutos son un eclecticismo musical que aúna lo mejor de los Foals de Antidotes, Total Life Forever y Holy Fire.

Providence vuelve a la senda de Inhaler y se torna más violento (I´m an animal just like you!). También sufre una evolución desde un estadio más relajado para terminar en un juego de guitarras y ritmos atmosféricos que serán el final de los momentos más enérgicos de su tercer largo.

Y es que tanto Stepson como Moon son mucho más íntimos.

El primero nos prepara para el final de Holy Fire. Un corte realmente atmosférico que camina por los susurros vocales de Yannis, el inconfundible acompañamiento rítmico que la recorre de principio a fin y las guitarras distorsionadas.

El final está cerca.

Moon es la segunda despedida. Una manera majestuosa de cerrar el círculo de Holy Fire. Y es, además, una magistral oda a la delicadeza en cuanto al tratamiento musical. Un tema increíblemente íntimo (con el mensaje más romántico y precioso de todo el disco, “I´m you now and you are me instead“) que culmina un disco asombroso.

Un álbum genuino. Un sonido propio.

Y es que Holy Fire no es un disco de hits si no un disco redondo.

Un recorrido musical por diferentes ambientes, estados de ánimo… Un disco que debe entenderse como un “paseo emocional” en el que todo está perfectamente ensamblado.

Anuncios

4 comentarios sobre “FOALS – HOLY FIRE (CRÍTICA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s