LOW COST 2013. CRÓNICA DE UN SÁBADO EXITOSO.

Un amigo me dijo; “si yo tuviera una página describiría esto como cuerpos estáticos, miradas absortas, vellos erizados… Alucinas porque a mí hoy estos tíos me han hecho entender que sus conciertos son mucho más que música”.

¿De quién hablábamos? De Portishead, por supuesto.

Y es que esa fue la sensación principal de un sábado en el que estaba todo vendido y en el que, de nuevo, el “lower” se fue más que satisfecho a casa.

Y ojo, porque el rumor de la no confianza en parte del cartel era un hecho. Por ejemplo con Portishead… Un escenario inmenso para una formación más bien íntima. Incluso llegué a pensar que podía decepcionarme ver, por primera vez, a una banda de esas características, ahí, a las doce. Muchos llegamos a pensar que podía ser un error en la programación.

Al revés. No sólo no lo fue sino que además, me atrevo a decir que es una experiencia que, si te gusta la música, tienes que vivir una vez en la vida.

El sonido fue perfecto y la ejecución, también. Y ojo, el espectáculo visual y su prestancia es arrolladora.

Los que estuvimos allí, levitamos y Beth lo sabía. Le embargó tal emoción que aunque durante los primeros temas apenas se dirigió al público, en la parte final de su actuación su cercanía fue creciendo cada vez más hasta el punto de reconocer ese apoyo con un gesto hacia el público bajándo a repartir besos y abrazos.

Brutales.

Otro de los platos fuertes eran Belle and Sebastian, una banda de culto para varias generaciones.

Con hasta trece miembros encima del escenario y un sonido impecable, los escoceses mostraron una cercanía absoluta y durante dos canciones se rodearon de una decena de lowers que no pararon de bailar sobre el escenario. Conquistaron tanto a escépticos como a fans en un concierto memorable que había tenido lugar antes de Portishead pero que al contrario, fue mucho más movido.

Desde la entrada al recinto, la pereza de la “resaca” del viernes había desaparecido por completo con Delafé y las flores azules, banda de un directo envidiable. Siempre cercanos y pasionales, merecen mucho la pena.

angelrosique-530741-2

Otro de las figuras emergentes que presentaba este 2013 es la de Headbirds.

El dj y productor demostró que, aun habiedo sido programado para las once de la noche, podía haber sido un cierre perfecto para cualquier jornada. ¿Quién se esconde detrás de ese nombre inglés? Ni más ni menos que el joven Daniel Guijarro que tiene, además, el honor de ser el autor del primer disco de la discográfica El Seguell (perteneciente al Primavera Sound). Seguro que va a ser una referencia absoluta dentro del panorama de música electrónica estatal e incluso me atrevería a decir que internacional.

Para referente nacional, Dorian. Entrega a raudales y compromiso en un concierto que creó una atmósfera muy especial y que consiguió la entrega de un público que coreó al unísono los temas más destacados de la ya dilatada carrera de los catalanes. Sin duda fue uno de los conciertos del festival en los que el escenario ENERGY estuvo más abarrotado.

Como no, otra de las referencias absolutas del cartel del Low eran los canadienses Crystal Castles. Alice, su carismática líder, se entregó por completo ante un escenario abarrotado que bailó incansablemente cada una de las canciones de los tres discos que conforman las discografía de los canadienses. Y es que desde el primer tema, la gente lo dio todo.

Otro de los conciertos nacionales más esperados era el de Mendetz. Los catalanes hicieron vibrar al público con un bolazo (como acostumbran) lleno de entrega y que contaba, además, con la parte positiva de estar ubicado en un momento de la noche en el que la gente sólo quiere bailar. El clímax, su versión del afamado tema de Gala, Freed from desire. Con el llegó la revolución.

Cerrarían la segunda jornada de festival las sucesivas actuaciones de Gomad! and Monster y Digitalism. Los primeros tienen un show directo y lleno de fuerza en el que cupieron temazos importantes como By the way de los Red Hot Chili Peppers o Smells like teen spirit de los eternos Nirvana. Temas populistas pero bien efectivos para un festival.

Y el punto y final vino de la mano de los alemanes Digitalisim en formato dj. Una sesión sin lujos entre la que tuvieron cabida algunos de sus temas más conocidos como Zdarlight o Pogo.

Y aunque no vimos a Monarchy (y tampoco nos lo perdonamos), todo el mundo habló maravillas de su actuación.

Como encabeza el artículo, la segunda jornada había sido, de nuevo, todo un éxito.

Sabíamos que todavía nos quedaba una y queríamos vivirla a lo grande.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s