LOW COST 2013

VIERNES DE LOW COST. 

Arrancaba una nueva edición de un festival que, poco a poco, se ha ido haciendo un hueco hasta llegar a convertirse en una de las referencias dentro del circuito nacional.

999821_10151545917217135_584980481_n

Benidorm, esa ciudad tan variopinta que se ve inundada de jóvenes “indies” (principalmente de la geografía nacional) que se fusionan con generaciones de todos los colores.

El viernes arrancó a las seis de la tarde bajo un calor sofocante. Este año la gente ha sido previsora y recogió su entrada entre el jueves y las primeras horas del viernes con lo que se evitaron las largas colas de la edición anterior. Bien.

El recinto presentaba la misma estructura. Los dos escenarios bien separados (con lo cual no hay ningún problema acústico) y el Jager, en el medio. Hay que ver cómo ha cuajado la marca en pocos años.

El primer concierto al que acudimos fue Delorentos. La temperatura hizo que renunciásemos a lo anterior porque todavía estábamos aclimatándonos. Una pena no haber visto a los españoles, I Didn´t See The Car, ganadores del concurso Emerge. Realmente, tenían muy buena pinta.

Volviendo a Delorentos, los irlandeses dieron un concierto muy digno y con momentos realmente enérgicos. Además, su líder y vocal, Kieran, estuvo muy pendiente del público e incluso bromeó (en tono irónico) con hacer algún bis. El público no coreaba sus canciones y estuvo un poco frío. Con todo, y como he señalado anteriormente, Delorentos estuvieron bien.

Veronica Falls y su noise pop, shoegaze, dream pop… Un cóctel magnífico para ir entrando en calor en un concierto alegre y muy bien llevado. La fusión masculino femenina es todo un puntazo y su bolo, en un estilo que quizás luciese más en una sala pequeña, fue un éxito.

Llegaba el plato fuerte. Llenazo hasta la bandera en Two Door Cinema Club. Los norirlandeses siguieron el modelo que están llevando este verano en un concierto casi calcado al del Optimus de hace dos semanas. Mucha entrega, bien plantados y agradables. Sinceramente, sus conciertos molan bastante y se convierten en una sucesión de hits con los que es imposible parar de bailar. Además, secundados por un espectáculo luminoso que hizo que brillasen aún más.

Volviendo al Escenario Energy, SVPER, los antiguos Pegasvs que ya pasaron por el blog en forma de entrevista. Luciana y Sergio estuvieron súper y dieron un concierto absolutamente brutal con un sonido realmente bueno. Han mejorado muchísimo.

En la vuelta al principal, al Budweiser, los omnipresentes Lori Meyers. Los granadinos ocupan casi todos los carteles de los festivales nacionales. No creo que el de Benidorm fuese su mejor concierto, el sonido no fue demasiado bueno y quedó claro que tuvieron problemas con el sonido.

Delorean era la siguiente parada. Con la voz de Isa y unos cuantos conciertos, su calidad ha ido en aumento. No hay duda que desde su concierto en Pamplona (en el 360), todo lo anterior se está cumpliendo. Eso sí, supieron rectificar el sonido a tiempo porque las dos primeras canciones, Dominion y Spirit, no sonaron tan bien como el resto del concierto. Cerraron con la épica, Seasun. Por medio, clásicos y canciones que irán dentro de Appar.

Y el sorpresón positivo, Chk Chk Chk. Qué pasión, qué sonido, qué estilo, qué concierto. Realmente buenos. Quizás, aunque puede que sea una opinión demasiado subjetivo, el mejor concierto de toda la noche. La entrega de su líder, Nic Offer, convirtió el recinto en una locura, en una pista de baile. La banda es realmente buena y eso se notó en la calidad del sonido y de la puesta en escena. Contagió su energía a todo Benidorm. Geniales.

Para terminar, la decepción de la noche, Les Castizos. Una selección musical más de radiofórmula que de festival indie, unas mezclas con varios fallos… No vimos todo su bolo pero no salimos demasiado contentos con lo que ofrecieron.

Resaltar también que la programación del Escenario Jager es todo un acierto. Genial la oferta que ofrece.

¡Vamos a por el segundo!

UN SÁBADO EXITOSO. 

Un amigo me dijo; “si yo tuviera una página describiría esto como cuerpos estáticos, miradas absortas, vellos erizados… Alucinas porque a mí hoy estos tíos me han hecho entender que sus conciertos son mucho más que música”.

¿De quién hablábamos? De Portishead, por supuesto.

Y es que esa fue la sensación principal de un sábado en el que estaba todo vendido y en el que, de nuevo, el “lower” se fue más que satisfecho a casa.

Y ojo, porque el rumor de la no confianza en parte del cartel era un hecho. Por ejemplo con Portishead… Un escenario inmenso para una formación más bien íntima. Incluso llegué a pensar que podía decepcionarme ver, por primera vez, a una banda de esas características, ahí, a las doce. Muchos llegamos a pensar que podía ser un error en la programación.

Al revés. No sólo no lo fue sino que además, me atrevo a decir que es una experiencia que, si te gusta la música, tienes que vivir una vez en la vida.

El sonido fue perfecto y la ejecución, también. Y ojo, el espectáculo visual y su prestancia es arrolladora.

Los que estuvimos allí, levitamos y Beth lo sabía. Le embargó tal emoción que aunque durante los primeros temas apenas se dirigió al público, en la parte final de su actuación su cercanía fue creciendo cada vez más hasta el punto de reconocer ese apoyo con un gesto hacia el público bajándo a repartir besos y abrazos.

Brutales.

Otro de los platos fuertes eran Belle and Sebastian, una banda de culto para varias generaciones.

Con hasta trece miembros encima del escenario y un sonido impecable, los escoceses mostraron una cercanía absoluta y durante dos canciones se rodearon de una decena de lowers que no pararon de bailar sobre el escenario. Conquistaron tanto a escépticos como a fans en un concierto memorable que había tenido lugar antes de Portishead pero que al contrario, fue mucho más movido.

Desde la entrada al recinto, la pereza de la “resaca” del viernes había desaparecido por completo con Delafé y las flores azules, banda de un directo envidiable. Siempre cercanos y pasionales, merecen mucho la pena.

angelrosique-530741-2

Otro de las figuras emergentes que presentaba este 2013 es la de Headbirds.

El dj y productor demostró que, aun habiedo sido programado para las once de la noche, podía haber sido un cierre perfecto para cualquier jornada. ¿Quién se esconde detrás de ese nombre inglés? Ni más ni menos que el joven Daniel Guijarro que tiene, además, el honor de ser el autor del primer disco de la discográfica El Seguell (perteneciente al Primavera Sound). Seguro que va a ser una referencia absoluta dentro del panorama de música electrónica estatal e incluso me atrevería a decir que internacional.

Para referente nacional, Dorian. Entrega a raudales y compromiso en un concierto que creó una atmósfera muy especial y que consiguió la entrega de un público que coreó al unísono los temas más destacados de la ya dilatada carrera de los catalanes. Sin duda fue uno de los conciertos del festival en los que el escenario ENERGY estuvo más abarrotado.

Como no, otra de las referencias absolutas del cartel del Low eran los canadienses Crystal Castles. Alice, su carismática líder, se entregó por completo ante un escenario abarrotado que bailó incansablemente cada una de las canciones de los tres discos que conforman las discografía de los canadienses. Y es que desde el primer tema, la gente lo dio todo.

Otro de los conciertos nacionales más esperados era el de Mendetz. Los catalanes hicieron vibrar al público con un bolazo (como acostumbran) lleno de entrega y que contaba, además, con la parte positiva de estar ubicado en un momento de la noche en el que la gente sólo quiere bailar. El clímax, su versión del afamado tema de Gala, Freed from desire. Con el llegó la revolución.

Cerrarían la segunda jornada de festival las sucesivas actuaciones de Gomad! and Monster y Digitalism. Los primeros tienen un show directo y lleno de fuerza en el que cupieron temazos importantes como By the way de los Red Hot Chili Peppers o Smells like teen spiritde los eternos Nirvana. Temas populistas pero bien efectivos para un festival.

Y el punto y final vino de la mano de los alemanes Digitalisim en formato dj. Una sesión sin lujos entre la que tuvieron cabida algunos de sus temas más conocidos como Zdarlight o Pogo.

Y aunque no vimos a Monarchy (y tampoco nos lo perdonamos), todo el mundo habló maravillas de su actuación.

Como encabeza el artículo, la segunda jornada había sido, de nuevo, todo un éxito.

Sabíamos que todavía nos quedaba una y queríamos vivirla a lo grande.

DOMINGO. EL COLOFÓN PERFECTO.

Una vez transcurridas las tres jornadas contrastamos lo que parecía un hecho. El festival había sido un éxito en todos los sentidos y había superado con creces la cifra de asistentes de años anteriores.

Un Low Cost que se basa en un público nacional con aproximadamente un 80% de fuera de las fronteras de la Comunidad Valenciana y que está claro que tiene “algo” que le hace ser especial, mágico.

En ese contexto de alegría y éxito de las dos jornadas anteriores llegaba la noche del domingo. Consolaba pensar que nos esperaba una fiesta de clausura el lunes entre la que había nombres como L. A., Aurora o Buffetlibre.

1004659_10151552823977135_284946991_n

La banda que más ganas tenía de ver durante el día era Polock.

Los valencianos no defraudaron. Sé que tuvieron problemas porque (al igual que otros grupos), no pudieron realizar una prueba de sonido en condiciones. Aun así, el concierto fue todo un éxito.

Repaso a algunos de los temas de su primer discazo (Getting Down From The Trees es uno de los mejores largos de la historia del indie nacional) y algunas nuevas canciones.

Con Defenceless sigue erizándose mi piel. No lo puedo evitar.

En el escenario principal estaba Zahara (y Balmes, que apareció por sorpresa). Llamó la atención por su voz y por dar un concierto en el que sabía que tenía que poner un puntito más para que el público se divirtiese. Lo consiguió.

Si en el cartel había una banda nacional que ha crecido exponencialmente en los últimos meses, esa era L.A. Los mallorquines van sobrados de calidad. El día anterior habían estado en Arnedo, en el Fárdelej, y allí la sensación fue la misma. Son brutales.

Love Of Lesbian cumplieron con creces (o eso dicen los que fueron porque aquí tengo crónica externa) en un concierto de sala pero dado para un escenario principal abarrotado. Junto con Fangoria, los más multitudinarios.

Dos horas de actuación con dedicatoria de los Seres Únicos para las víctimas del accidente gallego en un repaso a su último disco pero en el que no faltaron sus temas más afamados.

Ley Dj se solapaba con una hora de los catalanes y un ratito de L.A. Con todo, la gente se entregó con la valenciana y hubo un muy buen ambiente en el escenario Jager. La sorpresa fue la aparición de Amatria con quien Leti ha realizado el remix de Un Corte Limpio. Hay química entre ambos.

No se podía faltar a la cita con la psicodelia de Toy. Un concierto realmente bueno con un sonido lisérgico en el que los ingleses demostraron todo lo que molan.

De la psicodelia a un sonido más “popular”.

La programación de Fangoria a la una y media era un golpe de efecto tremendo. Todo el mundo sabe qué es lo que ofrecen y cómo pueden llegar al público. No defraudaron porque además, tienen éxitos para rato y pueden tirar de ellos sabiendo que la fórmula va a resultar.

No soy fan de Fangoria pero sin duda fue el momento más especial del festival.

La frase para recordar no pasó desapercibida; “Estamos muy contentos de tocar aquí con Glasvegas y otros”… ¿Perla ensangrentada?

Y si hay otra banda que junto con L.A. está haciendo mucho ruido por su calidad, esa es Standstill. Su show, inspirado en la época medieval es una experiencia cercana al misticismo. El sonido, impecable.

Apetecía mucho ver a Simian Mobile Disco pero somos muy fans de Grises y no había duda.

Arrancaron con Cactus (otro momentazo para recordar) e hicieron un recorrido por sus dos álbumes con un público entregadísimo.

Repartimos los últimos bailes entre la carpa Jager y Buffetlibre. Se agradece escuchar hits a esas horas y acabar de la mejor manera. La manera de pinchar de unos y otros es totalmente diferente y puede gustar más o menos.

En ambos escenarios la gente seguía entregada y no quería que acabasen esos tres increíbles días. Eran los últimos minutos de un festival que había sido memorable y que demostró porqué el Low Cost se ha hecho un hueco dentro de la temporada estival.

Creo que este ha sido el año de la confirmación absoluta como evento nacional de referencia.

El año que viene volveremos a estar ahí.

Gracias a todos los que me habéis echado una mano y a la propia organización por confiar en musicblowsmeup como medio acreditado.

Y si algo tengo claro es que el éxito de un evento no es sólo la música que escuches sino que depende mucho de la gente que te rodees.

¡Ya queda menos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s