EBROVISIÓN 2013. TOCANDO LA GLORIA.

Ebrovisión lo ha vuelto a hacer. De nuevo hemos disfrutado de tres días absolutamente maravillosos en los que todo ha vuelto a ser perfecto.

Y es que el Ebrovisión es especial. No sólo por el amor que ponen en todo lo que hacen sus organizadores (gracias Carol, Rami, Asociación Rafael Izquierdo…) si no porque además, la ciudad se vuelca totalmente con el evento. Y es que el Ebrovisión no es en Miranda.

Miranda es el Ebrovisión.

Un festival que cautiva a todo el que va y que hace que quieras repetir año tras año. Da igual de dónde seas. Da igual que estés cerca o lejos. Sabes que Ebrovisión está ahí y entra en tu agenda.

Tres días apasionantes que arrancaron el jueves con las actuaciones de Izal, Él Mató a un Policía Motorizado o la pinchada de Amable.

La Fábrica de Tornillos y la sala Orosco fueron los dos lugares elegidos. Y es que, como apuntaba anteriormente, el Festival no es sólo Bayas. El Festival es la ciudad entera. La Plaza Cervantes, La Plaza de España, la Calle Francisco Cantera

plaza-miranda-ebro

Combinando con las zonas céntricas, durante el viernes y el sábado, el grueso de las actuaciones se trasladaba a Bayas. Un escenario con espacio suficiente como para acoger conciertos multitudinarios, bien organizado, sin problemas de espacio y, además, con un sistema de venta que funciona rápido y a la perfección.

Ebrovision-Viernes-600x400

En la parte exterior se ubica la Carpa Estéreoclub. Un espacio que ameniza no sólo los tiempos entre conciertos. No. Se ha convertido en un referente y una alternativa sólida y que da respuesta a la vertiente más electrónica de algunos de los 15000 ebrovisivos que pasaron por el Multifuncional entre el viernes y el sábado.

557762_456743777765999_127972392_n

Imagen; David Perez Cejuela

Ya se ha dicho mucho de los conciertos y hay infinidad de reseñas y críticas acerca de ellos así que no me explayaré. Eso sí, el sonido fue exquisito y si tuviese que elegir o quedarme con alguno de los bolos (el cartel aunaba lo mejor del indie nacional y joyas foráneas), por espectacularidad lo haría con The Sounds (aunque Maja cayó en el error de la repetición del lanzamiento de micrófono o del uso del lenguaje grotesco), con la calidad y creación de atmósferas de los parisinos Exsonvaldes (“mi momento” fue, sin duda, con Seahorses) y con la maravillosa ejecución que concierto tras concierto demuestran los mallorquines L.A. (tenemos una banda absolutamente brutal).

En resumen, un éxito.

Y lo he querido titular así porque creo que, desde la modestia y las cosas bien hechas, sin grandes lujos ni necesidad de engrandecimiento, Ebrovisión “toca la gloria”.

El año que viene no faltaremos.

Larga vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s