DCODE 2013. LO QUE PUDO SER Y NO FUE.

Llegaba la tercera edición del DCode con grandes novedades, entre ellas, un formato nuevo en el que toda la jornada se concentraba en un único día. Y a pesar de que el cartel era extremadamente atractivo, el Festival no lució como se esperaba.

7852_574543639247626_582549338_n

En los alrededores del recinto universitario ya se adivinaba que la afluencia iba a ser masiva. Y es que 25000 personas en ese espacio, fueron demasiadas.

El sistema de dos escenarios contiguos hizo que se descentrase el eje natural de los conciertos, sobre todo en los más masivos. Además, la fluidez con la que se realizaba el tránsito entre el escenario DCode y Heineken, impedía que te diese tiempo a pedir una cerveza, cenar o irte a hacer tus necesidades. Sobre todo si tenías claro que no querías perder el sitio que habías tenido que luchar previamente.

Mala organización.

Además, las colas de los baños eran un absoluto caos y entre los “machos”, conscientes de que aquello era casi una odisea, la frase más repetida era “qué putada ser tía en un festival”. Sobre todo en éste, no les faltaba razón.

Otro de los problemas venía de cómo se solapaban los escenarios. Por ejemplo, durante los conicertos de Reptile Youth en el Campus Live y de Amaral en el Heineken, era necesario una buena ubicación si no querías un sonido en estéreo un tanto molesto.

Otro de los puntos débiles fue la organización del horario. No puedo entender cómo es posible que Amaral o incluso Vampire Weekend fuesen conciertos previos a la potencia de Foals. Si bien hay que decir que los aragoneses conectaron con el público como muy pocos en la noche supieron hacerlo.

Franz Ferdinand, otro de los más aclamados por la prensa, dio un concierto que, musicalmente fue interpretado a la perfección pero que se acabó convirtiendo en un bolo monótono en el que parecías entrar en un bucle que se repetía durante una hora y media.

Personalmente, Foals salvó mi jornada. Los que les han visto más de una vez dicen que no fue ni su mejor bolo ni la actuación más cercana. No importó. Su sonido fue increíble y demostraron las razones que les llevan a ser considerados como uno de los mejores directos a escala mundial.

Entre lo mejor, la conexión y fuerza de Amaral (nunca me han gustado ni me gustarán), la eficiencia de Vampire Weekend (tienen tanta clase que es muy difícil que fallen), el show de Capital Cities (aunque todo estaba grabado excepto bajo, trompeta y voces, demostraron un arrojo increíble y una compenetración que contagió al público dando un bolo muy efectivo), la pasión de Reptile Youth (lo dieron todo) y los ya citados Foals.

Las cosas negativas ya han sido mencionadas anteriormente pero hay que añadir una más. Los fantásticos “revientaconciertos”, mamaos que te pisan, empujan, hablan sin parar, berrean o bailan violentamente. Fue una de nuestras quejas, fue uno de nuestros temas de conversación y, curiosamente, han aflorado algunos links tras el festival que hacían referencia a dicho tema.

O el DCode cambia o creo que muchos de los que estuvimos este año, no volveremos.

No todo es vender.

Anuncios

5 comentarios sobre “DCODE 2013. LO QUE PUDO SER Y NO FUE.

  1. Yo no pude ver el concierto de Foals porque me pasé ese tiempo en la cola para mear, y en la cola para cenar.

    Un collejón para los organizadores del DCODE.

    Fdo: Una chica en un festival.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s