¿CÓMO AMAR A FOALS EN UN MES?

La reciente gira europea de Foals hace que, algunos de sus integristas, arrastremos a nuestros amigos a sus conciertos.

La pregunta es, ¿es posible amar a Foals en un mes y que su concierto se convierta en uno de esos que te erizan la piel?

Vamos a intentarlo.

foals-argentina-2013

¿Quiénes son y por qué, ahora, están tan arriba?

La segunda respuesta es clara, su calidad. Eso sí, como veremos a continuación, no esperes que Foals sean como al principio porque su evolución es evidente.

El quinteto de Oxford apareció en escena a base de math rock, un género realmente complejo a la hora de interpretar. Está claro que esos punteos vibrantes y eléctricos merecen un buen manejo de la técnica.

La aventura comenzó bajo el nombre de The Edmund Fitzgerald (aquí uno de sus singles, My Quiet Hearts Slight Of Hand), una banda formada por Jack Bevan (batería) y el rostro más reconocible de Foals, Yannis Philippakis (además de una tercera componente femenina, Lina Simon). Ambos montaron esa banda durante sus primeros años de universidad… Pronto se disolvería y arrancaba la aventura de Foals con otros tres integrantes; Jimmy Smith, Walters Gervers y Edwin Congreave. Incluso hubo un sexto miembro, Andrew Mears, también guitarrista. Sin embargo, su decisión fue seguir adelante con otro proyecto, Youthmovies… ¿Se estará tirando de los pelos?

Ya no había vuelta atrás y el éxito de los “potros” iba a ser una realidad después de publicar un 7″ que contenía dos auténticos himnos, Mathletics y Hummer. Éste último tema era el que iba a hacer que Foals dijesen hola a todo el mundo partiendo desde las Islas (donde fueron una auténtica sensación hasta el punto de formar parte de la maravillosa serie juvenil, Skins).

Llegaba el momento de publicar un primer álbum que a la postre sería un absoluto éxito en UK llegando a alcanzar el número 3 en la lista británica. Antidotes era la consagración (y continuación musical) después de su primer EP. Si por algo se caracteriza es por la bárbara conversación musical entre guitarras, batería y teclados (sin olvidar el bajo, por supuesto, que es parte importantísima a lo largo de todo el disco y los instrumentos de viento, grabados en colaboración con la neoyorquina Antibalas Afrobeat Orchestra).

foals4

Bajo el sello Transgressive Records (Sub Pop en USA) y producido por Dave Sitek de TV On The Radio pero mezclado por ellos mismos, fue un soplo de aire fresco en todo el mercado internacional. Lo que Foals aportaba era nuevo (al menos, nunca ninguna banda de math rock había logrado entrar en el mercado con tanta fuerza y hacer que la etiqueta musical fuese reconocida a lo largo y ancho del mercado alternativo).

Antidotes fue un álbum introspectivo, basado en sus propias relaciones y que, dentro de todo lo que derrocha, puede considerarse oscuro, melancólico…

Uno de los temas más aclamados fue Cassius, un bombazo enérgico, bailable, construido casi matemáticamente, con nada al azar, en el que todo tenía un sentido y que acabó convirtiéndose en uno de los hits que atizaron las pistas de baile independientes de “otra manera”, a 150 beats por minuto y sacudiendo cuerpos a base de riffs.

Absolutamente increíble.

Y el disco siguió esa estructura. Pasajes y paisajes musicales salpicados por ritmos frenéticos a base de punteos infinitos y casi imposibles, con estructuras que descansaban para después volver a subir, con la épica como instrumento vertebrador. Olympic Airways, una de mis preferidas, puede ser un buen ejemplo.

“Disappear, Reappear”

Pero el álbum todavía arrojó dos singles más (interpretemos el monográfico como general y no hablaré de lo que resta del disco -“redondo”, por cierto-)

Uno de ellos fue Red Socks Pugie, ejemplo de construcción perfecta, con una progresión rítmica a base de batería que tiene gran parte de culpa de que el tema sea lo que es, otro pelotazo que derrocha melancolía y a la vez te eleva hacia una dimensión musical desconocida.

“Oh, what the hell we set it on fire, We set it on fire, we set it on fire”

Y el pelotazo final (ojo porque están cerrando en directo con este tema), Two Steps, Twice.

Si su interpretación fuese como la que ofrecieron en Glastonbury

Tuvieron que pasar tres años (10 de mayo de 2010 -a título personal, entiendo la razón de que sean tan especiales para quien escribe-) hasta la publicación de su segundo trabajo, Total Life Forever.

Print

Ahí comenzó el cambio. A muchos les defraudó -sobre todo tras la primera escucha e incluso siendo conscientes de que aquello era una joya- porque el math rock había desaparecido casi por completo. Parecía una locura abandonar el sonido que les lanzó a la fama y que hizo que todo el mundo hablase de ellos.

Pero arriesgaron -como han hecho recientemente bandas nacionales como Delorean, WAS o Hola A Todo El Mundo– y el éxito fue rotundo. Habían iniciado un cambio que se ha acabado de confirmar en el reciente Holy Fire.

Total Life Forever -producido por Luke Smith y grabado en el Svenska Grammofon Studion de Gotemburgo-, fue descrito por los propios británicos como “el sueño de un águila moribunda” y dejaba de lado el frenesí musical que existía en Antidotes… Ahora todo crece y crece hasta encontrar lugares recónditos en los que dejar volar la imaginación musical.

Blue Blood, tema con el que arranca el disco, es un ejemplo claro. Si bien guarda relación con el periodo anterior (por ejemplo, los riffs que acompañan al tema durante todo su desarrollo), el concepto es claramente distinto.

¡Pero ojo! Este álbum no pasará a la historia musical como un trabajo en el que abunden los hits, al contrario (durante su concierto del DCode sólo tocaron una de las canciones pertenecientes al disco). Total Life Forever fue un disco redondo y bien construido, lleno de atmósferas y momentos y que, de manera global, supuso la consagración de Foals como una banda que tenía muy claro qué es lo que quería conseguir. Ya no importaba el pelotazo efímero (aunque no creo que esa fuese la idea de Antidotes porque el primer álbum es bueno, bueno, bueno, desde la primera hasta la última canción).

1239764_574459935922663_1882016628_n

Quedará para la prosperidad y, además, como una de las mejores canciones de la historia, Spanish Sahara (no me asusta decirlo, lo es).

Siete minutos absolutamente atmosféricos que crecen y crecen, creando una inmersión dentro del universo musical propuesto, de la que es difícil salir. Pero es que, es además la reflexión de un viaje a Grecia de Yannis (todavía no había señalado su procedencia aunque está claro que su nombre y apellidos le delatan);  un perro muerto flotando en las olas del mar de una remota isla del Egeo considerada como diabólica por su propia población, referencias a la mitología griega y a los ángeles vengadores de la Iliada de Homero (I´m the fury in your head) y frases que hacen referencia a lucha entre el sufrimiento o el intento de superación del mismo para intentar librarnos del horror y dejarlo en el ficticio Spanish Sahara.

Eso sí, el Sáhara español imaginado por Foals, poco tiene que ver con nuestro punto geográfico. Yannis lo explica así; “The title came from a local band’s cassette that I bought for a pound after a show in Oxford. I never listened to it, but it was wrapped in a map, and on that map it said Spanish Sahara. It seemed to fit with the song’s mood, which is lunar and apocalyptic, but beautiful. Hopefully it allows different interpretations.”

Y en ese magno contexto llegaba Holy Fire, el fuego sagrado.

Un disco reflexivo e íntimo que sigue hablando de situaciones vitales y que muestra momentos desgarradores. Un álbum magnífico que certifica la evolución de Foals y deja claro que no hay vuelta atrás. Y es que los británicos han sabido encontrar su identidad y, si bien todavía quedan ligeros ecos de aquellos riffs matemáticos que nos apasionaron en Antidotes, la maduración de su sonido es total.

foals-holy-fire

Porque desde el inicio, Foals supieron sorprender. Desde su primer single y con cada uno de sus trabajos. Holy Fire no iba a ser distinto…

Inhaler fue el primer “bombazo” -incluso con momentos cercanos  al hardcore- que sirvió como pistoletazo de salida e inició el camino de (dentro de lo iniciado en TLF) un nuevo giro que iba a ser sorprendente.

El segundo single, My Number, uno de los éxitos más coreados en la última gira de Foals -de hecho, ha pasado a ser el tema más reconocible- daba otra vuelta de tuerca y sorprendía con respecto al primer sencillo. Tanto, que en un primer momento renegué de dicho tema porque me pareció un giro hacia lo comercial que en mi opinión hacía que los británicos se hiciesen mucho más accesibles (eran contadas las personas que se emocionaban al pincharles canciones de Foals… Hasta que llegó ella).

No me gustó, lo reconozco.

No reconocía ese sonido. No reconocía a Foals.

Sin embargo, poco a poco he sabido sacarle jugo hasta entender, convencionalismos mainstream a un lado, que es un temazo.

El tercero fue Bad Habit (aunque es posible que no suene en su directo), tema que no me ha llegado a enganchar tanto como lo ha hecho el impresionante Late Night.

foals-band2

¡Qué barbaridad!

Uno de los temas más asombrosos de Foals. Íntimo y reflexivo. Creciente e impactante. El siguiente vídeo, para la Blogotheque, es una maravilla.

Y, ¿qué decir de Moon? Un tema absolutamente triste y melancólico pero cargado de una intensidad lírica asombrosa. Además, cuenta con una de esas partes que sintetizan lo que es el amor, lo máximo a lo que se puede aspirar…  “I´m you now and you are me instead”.

Si no has visto la serie de vídeos para Holy Fire que han sido grabados en CCTV, comienza con éste…

Eso es Holy Fire.

Y esto son Foals.

Una banda que ha sabido reinterpretarse a sí misma. Que quiso reinventar su sonido y lo consiguió, hasta el punto de haber creado una de las formaciones más personales del panorama mundial.

Sin duda, la mejor noticia posible.

foals-61ok

Larga vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s