ACTUAL (VIERNES)

¿Éxito? Puede ser la palabra correcta para definir qué es lo que ocurrió en la jornada de ayer.

Ambas propuestas, la vespertina y la nocturna, fueron respaldadas. La Carpa era un seguro de vida si nos referimos a asistencia de público. La presencia de Bebe, diez años después y en una posición mucho más consolidada, era suficiente como para saber que Valbuena no iba a estar vacía. No sólo eso, además, Juan Perro. Santiago llegaba como uno de los referentes históricos de la historia reciente de la música española. Pues bien, la primera enganchó de lo lindo con una reinterpretación de sus discos; sonidos brasileños, jamaicanos, pop, rock, toques flamencos… Pero por otro lado, Juan Perro y la Zarabanda, que a diferencia de la extremeña se nutría de una banda numerosísima (Bebe únicamente contaba con bajo, guitarra, batería y su voz -hubo momentos en los que también tocó la guitarra-), no llegó a enganchar en un concierto que se prolongó hasta altas horas. Además, los riojanos Bamboo Bebop, que tras haberse ganado en la Guerra de Bandas el derecho a tocar en Actual 14, conectaron con el público en un derroche absoluto de ilusión. Muy bien.

Si la Carpa, nos gusten o no los nombres que la componían, tenía a priori el éxito asegurado, había que ver qué ocurría en las sesiones vespertinas. El Vermú Torero daba el pistoletazo de salida a las actividades que iban a desarrollarse en el Centro de la Cultura del Rioja. Este año, sin sillas ni mesas y, además, con una temperatura ambiente muy agradable. Arrancaba Monserrat. Quizás adolecieron de un sonido no muy alto y que, unido a la difícil acústica de los altos techos del recinto, no acompañase a su música. Sin embargo, dejaron clara su propuesta cargada de calidad y la razón por la cual ocupaban un lugar en el cartel de Actual. Tras ellos, León Benavente. Podría ponerlo en mayúsculas porque lo que ayer hicieron esos cuatro pedazo de músicos es absolutamente brutal. Apabullantes. Nadie de los que presenció ese concierto quedó indiferente. Además, no guardaron nada… Por la noche tenían cita en San Adrián y aquí dieron absolutamente todo lo que tenían. Gracias.

Tras la rueda de prensa en el Menhir arrancaba el Café Cantante. En un concierto de más de una hora y media, Neuman no llegó a conectar con el público. Sobre todo durante una gran parte del bolo. Hay que preguntarse si realmente había una parte del público que quería conectar con ellos porque el murmullo generalizado se hacía, por momentos, insoportable. España y el público español. Somos así, nos guste o no. No existe ese respeto que puede verse en Francia, por ejemplo. Volviendo a Neuman, por momentos pausados, por momentos en medios tempos y con un final cargado de energía, un rock absolutamente potente y atmosférico. No parecieron cómodos con cómo se había desarrollado todo el concierto, con la respuesta del público… Tarde, vermú, vinos, copas… No lo sé. Eso sí, que sepan que dejaron muy buen sabor de boca. Suerte en la grabación del nuevo disco (hoy se ponían a trabajar).

Cerraba la jornada David Van Bylen dentro del ciclo de sesiones que ha preparado el Maldeamores. Lleno a reventar en una sesión cargada de hits, realmente bien mezclada y que fue muy, muy bailada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s