EBROVISIÓN, UNA SEMANA DESPUÉS

En ocasiones no es necesario que pase el tiempo para valorar un evento, sin embargo, esta vez lo hemos dejado madurar.

Estas son las claves del festival mirandés.

IMG_1395-Editar-6

El triunfo de los detalles, del trato, del trabajo con mimo, son algunos de los condicionantes que hacen de Ebrovisión, una de las citas obligadas del verano.

El retraso en la crónica de esos tres espectaculares días, hace que podamos jugar con una narración de hechos que va mucho más allá de la música.

Muchos son los amigos del festival, unos más antiguos y otros más recientes, pero como reza su hashtag, convertido ya en eslogán, Ebrovisión es un festival que enamora.

La decimoquinta edición ha sido especial y se ha notado en muchos detalles. Bayas ha lucido como nunca. El escenario principal, engalanado a la altura de la situación con el logo del festival presidiendo cada uno de los conciertos, fue testigo del amor que los artistas procesan a la organización y al evento.

Si has visto fotos o has entrado, habrás visto cómo cada uno de los camerinos fueron decorados con un mimo espectacular; también la zona VIP.

En el exterior, la Carpa Estéreoclub sigue creciendo. Referente absoluto para los amantes de los ritmos más bailables con predominio de la electrónica pero dejando hueco a otros estilos como el rock. El colectivo ha sabido -y ha conseguido- convertirse en un complemento necesario y sin el que sería complicado entender el actual Ebrovisón.

IMG_5954-Editar-8

El pueblo se vuelca, ya lo sabemos. Infinidad de locales saben poner su granito de arena haciendo que Miranda se convierta en una fiesta. Este año ha sido especial; el sábado, la Plaza de España se convirtió en una gran muestra gastronómica. Los conciertos que anualmente se realizaban allí, se han desplazado unos metros, a la plaza de la Iglesia de Santa María. Por lo visto durante el show de Joe Crepúsculo, todo un éxito.

Los conciertos en la Fábrica de Tornillos arrojaron muy buenos momentos. El jueves sirvió para calentar el ambiente y el sábado llegó la sorpresa con el concierto de Sidonie, banda que conoce Ebrovisión desde sus inicios. A ellos se unieron Deu y Jon de We Are Standard, además de miembros de Mi Capitán, Supersubmarina… Momento para el recuerdo.

Sin duda, unos días en los que la música se convierte en banda sonora de unos días épicos que vuelven a dejar un sabor de boca tan grato que hace que la vuelta a la rutina “casi” otoñal sea amortiguada por un festival que enamora.

IMG_6241-Editar-2

Gracias, Ebrovisión.

Fotos: Julián Fallas Arbizu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s