NEW ORDER – MUSIC COMPLETE (RESEÑA)

Music Complete puede ser, perfectamente, el adelanto de lo que vas a escuchar (si aún no lo has hecho) en lo nuevo de New Order.

New_order_music_complete_cover

Convertidos en iconos mundiales después de la leyenda de Joy Division o de temas tan impresionantes como el Age Of Consent o Blue Monday, los británicos han vuelto con un disco completísimo.

Y es que, cuando una banda de tales dimensiones regresa, la exigencia es máximo. Y el miedo, también. Sin embargo, tras las idas y venidas de la formación, los baches personales que atraviesan las grandes bandas, New Order ha vuelto con fuerza con un trabajo que aúna lo mejor de diferentes estilos.

Restless, el single de presentación no es su mejor tema. De hecho, es un tema que, al escucharlo, descolocó. ¿Eran estos los nuevos New Order?

Sin embargo llega Singularity, a día de hoy, la canción con la que más disfruto dentro del album. Un desarrollo progresivo y enérgico que cuenta con la ayuda de Tom Rowlands, de los Chemical Brothers. Un viaje brutal que recuerda a los Joy Division de antaño.

La hipnótica Plastic (la cual también recuerda a las influencias electrónicas de bandas como los citados Chemical, Depeche, Kraftwerk, Pet Shop Boys o con toques del italo-disco ochentero) deja paso a una vaguada electrónica compuesta por Tutti Frutti y People On The High Line. Ambas se retroalimentan y no pueden entenderse una sin la otra.

La cultura electrónica de los New Order queda clara. Igual que la idea que tienen Stephen y Gilliam de la misma; Stray Dog fue grabada en su estudio de Chesire dando rienda suelta a su capacidad creativa con la electrónica como marco vertebrador. Un tema que sorprende por cómo aparece dentro del álbum. Seis minutos que bucean entre el kraut, post punk o el synth. Aparece en él otra de las grandes colaboraciones del álbum (Tutti Frutti cuenta con La Roux, Superheated con Brandon Flowers), Iggy Pop.

Academic queda a medio camino entre todo lo demás. Coros resultones, riffs entretenidos… pero sin una posición clara dentro del disco. Más cercana a Restless que a todas las demás y lejos de la parte más electrónica del Music Complete.

Nothing But A Fool es otro de los temas más new wave con puntos musicales -como puede ser la línea de bajo-, que transportan a temas anteriores como el Age Of Consent.

El disco vuelve a subir con fuerza en Unlearn This Hatred. El noveno corte evoca la electrónica de club de décadas anteriores con, además, un estribillo extremadamente pegadizo que la convierte en una canción de corte pop.

The Game y Superheated finalizan Music Complete. Dos temas con arreglos electrónicos que aportan aún más eclecticismo a un álbum que ya había sido un recorrido por la disparidad más absoluta y arriesgada. Porque eso han conseguido los británicos, un trabajo que ha supuesto la vuelta con éxito de una de las bandas más importantes para comprender la música moderna. Un viaje de más de setenta minutos que nunca parece aburrir por la cantidad de atmósferas que crea. Igual que los violines que suenan al despedir el LP.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s