FÁRDELEJ, EL FESTIVAL DE LA SONRISA

Se empeñaron, pusieron mimo, perdieron muchas horas de sueño… Pero lo consiguieron.

Arnedo encara el camino (o lo ha hecho ya) para convertirse en uno de esos festivales que, sin jugar la liga de los de las grandes bandas internacionales, se antoja ya imprescindible dentro de la agenda de los que amamos la música.

13524552_10207695027068067_4185009269040469671_n.jpg

Dos días (en lo que al aparatado sonoro se refiere) que han conseguido transformar un pueblo en una fiesta. Alucinante fue el rato con Unicornicats y la Orquestina Anarco Yeyé en la Puerta Munillo sabiendo, ambos, dar todo lo que la gente quería en ese momento. Alucinante, también, la respuesta del público tanto en ese momento como en las dos jornadas del Arnedo Arena.

A falta de confirmación oficial, el viernes tenía el aspecto del sábado del año anterior y el sábado… lo del sábado fue un “chorreo” de gente. Una alegría para todos los que compartimos los triunfos de este festival; el triunfo del Fárdelej.

FESTIVAL_FARDELEJ-606f.jpg

Empezando por el final, la noche del sábado fue alucinante desde el principio. Muchísima gente gozando con Rural Zombies desde primera hora; una pasada porque ya sabemos cómo son los primeros shows en las jornadas de los festivales. Confirmaron las razones por las que se han convertido en uno de los grupos de moda. Les seguían Belako que, donde van, triunfan. No importó el bolo del día anterior ni los kilómetros recorridos. Volvieron a poner de manifiesto la categoría que tienen, dejando al Arnedo Arena sobradamente preparado para todo lo que venía después. Faltaban aún varios platos fuertes; el primero, León Benavente, quienes también se habían pateado España de cabo a rabo para llegar al escenario y no dejar duda aparente de lo que venían a hacer, triunfar. Porque así fue, el súper grupo consiguió despedir su directo entre muestras claras de admiración. Y luego viene lo de Fangoria. Espectáculo, show con mayúsculas, fárandula… el concepto es el que es, eso sí, es un concepto increíblemente efectivo. Y es que fue un reclamo que ayudó a vender entradas para el sábado y, sin duda, justificó el porqué de su venta. La gente disfrutó. Cerrarían los anhelados Elyella, que también se recorrieron la península desde el festival Ojeando e hicieron botar a Arnedo hasta el final. No hubo tregua.

La tarde había sido también completa puesto que César Gallard y Pecker habían puesto banda sonora exquisita en Fuentelavero (quizás menos afluencia de público debido al horario, más comprometido después del rato en la Puerta Munillo y la necesidad de poder tomar aire; una lástima porque ambos lo merecen).

FESTIVAL_FARDELEJ-806f.jpg

¿Qué pasó el viernes?

La jornada había arrancado con Mucho, su pop cósmico y esa puesta en escena que tanto nos encanta: juntos, dándose calor, disfrutando de ese formato que acerca a un más lo que las bandas quieren transmitir. Después, La M.O.D.A, quienes confirmaron su línea ascendente, la de una banda que crece y crece por momentos. Los terceros en nómina fueron Neuman, quizás los menos afortunados a la hora de sonorizar lo que dejó al público un poco frío. Una pena. Dorian fueron los encargados de cerrar el apartado de bandas de la primera jornada. Diez años después siguen mostrando las razones (puesta en escena y sonido exquisitos) por las cuales son una de las referencias más absolutas dentro del circuito nacional. Cerró la jornada edu anmu (qué difícil escribir en tercera persona), y lo hizo con un set ecléctico en el que la electrónica y el rock se fusionaron vertiginosamente. Y parece ser que volvió a gustar (-“Cuánto te quiero, Arnedo”-).

13567317_10207699079249369_8312364492396185126_n.jpg

Disfrutada fue también la iniciativa de la Sala Sendero y el Fárdelej tras los conciertos del sábado. Diego Aguas puso la guinda a un festival que, musicalmente, estuvo de sobresaliente.

Pero no solo musicalmente, la organización del Fárdelej sigue dando muestras de crecer y crecer. Hablamos de un festival pequeño que, poco a poco, está convirtiéndose en algo grande. Un concepto en el que el artista se convierte en el absoluto protagonista, mimándole dentro y fuera del escenario como en pocos sitios se hace. Lo del patrocinador principal, Art Company, y su manera de tratar a los participantes, es digno de admiración.

A título personal, destacar también que el festival arnedano es uno de los que más cuida al dj dándole, además, un grado de repercusión con un grado de importancia similar al del resto de las bandas. Y eso, desde el prisma de alguien que va sumando experiencias y sabe de lo que hablamos, es maravilloso.

FESTIVAL_FARDELEJ-572f.jpg

El Fárdelej, el festival de la sonrisa. 

*Fotos: Fallas Arbizu Estudio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s